jueves, 9 de febrero de 2012

KRASNY BOR 4ª PARTE

también es de obligada referencia el testimonio que nos ofrece vadillo del zapador Antonio ponte aido los hechos se producen sobre las 4 de la tarde cuando los carros de combate rusos entran en krasny-bor aunque no conseguiran en ningun momento hacerse con la totalidad del pueblo
Sovieticos calentandose
Dice así
Los españoles replican al fuego y a los gritos. <<¡Arriba España!>>
Pero la superioridad numérica del adversario es abrumadora y caen segados por las balas. El cabo Ponte Anido tiene los ojos puestos en el T-34. Vislumbra el centelleo del cañón abriendo fuego contra la masa de españoles y, de pronto, el corazón deja de golpearle en el tórax y se siente sumido en una fría serenidad. Varias ideas cruzan su cerebro como balas trazadoras. Quizá deba obedecer la orden de su capitán, alejarse por entre las isbas de la izquierda e intentar cubrir la distancia que separa del PC del comandante Alfredo Bellod Gómez, jefe del Grupo de Zapadores de Asalto 250, para decirle: <<Mi comandante, el capitán Aramburu me manda llevar un médico a la posición. Hay muchos heridos graves...>> Pero él también está herido, le han alojado hace un rato una bala en el cuerpo y duda poder escurrirse con la necesaria rapidez por las calles infestadas de adversarios. Los ve. El cabo de enlaces los ve deambular sus sombras espectrales por entre las isbas calcinadas. Medita un instante y llega a la conclusión de que deberá optar por una de ambas soluciones: quedarse donde está y aguardar a que se despeje la situación, o intentar destruir el T-34, con lo que acoso logre salvar la vida de algunos de aquellos camaradas en apuros. Y de los heridos que tal vez continúan alojados en el edificio del hospital, hacia donde parece querer dirigirse ahora el carro de combate.
Nido de ametralladora español
Descarta la primera posibilidad, y haciendo acopio de aire en sus pulmones, se levanta y corre en línea recta. En ese momento el carro se ha detenido y gira su torreta con indecisión. Las ráfagas de pistola ametralladora y las granadas de mano que el lanzan los españoles emiten un sonido de campana al rebotar en las planchas de acero. El enlace se detiene en plena galopada, se le doblan las rodillas y cae de bruces en la nieve alcanzado por un rafagazo. <<Hurra! Hurra! Hurra!...>> Oye sus alaridos. Oye el chirriar del T-34... <<Madre, de ésta no salgo...>> Le escribió días atrás. <<Madre, estoy bien, no te preocupes, cuídate mucho...>> Tardará en llegarle la carta. <<Sra. Doña Francisca Anido Dapena...>> Luego recibirá el oficio dándole cuenta de la muerte de su hijo en acto de servicio. Sus compañeros de cuartel del Regimiento de Zapadores nº 4 de Lugo, le echarán de menos... <<Buen chico, ¡lástima de chico...!>>
Crispadas las mandíbulas por el dolor, extrae con manos ansiosas la min T del macuto, se acoda en la nieve con esfuerzo, se arrodilla, se incorpora, da unos pasos tambaleantes y se arroja de bruces junto a una de las cadenas del carro.
Le llegan unos gritos confusos:
-¡Eh, muchacho, lárgate de ahí...!
Le cuesta respirar, se siente débil, pero trata de sobreponerse. El sudor le resbala por la frente, ancha y despejada, y se le cristaliza en las mejillas. Sus ojos, grandes y soñadores, atisban desde el suelo la oruga que gira y chirría a medio metro de distancia de su rostro. Le anima la idea de que la dotación del carro no pueda verle. La mina magnética le pesa entre las manos. Inquieto, temeroso de que le flaqueen las fuerzas en el último instante, deposita la carga entre la oruga y la rueda de tracción, introduce el detonador en el mango, tira del cordel y retrocede penosamente, centímetro a centímetro, dejando en la nieve una huella de sangre oscura. Sabe que solo dispone de cinco segundos para ponerse a salvo, pero no puede moverse con l velocidad precisa. Comprende que no podrá salvarse. ¿O acaso...? <<¡Ay, madre ayúdame...!>> DE pronto se alza una llamarada deslumbrante y sus oídos parecen estallarse al estruendo de la explosión.
Guripas al rancho
-¡Muchacho...!
Alguien corre hacia él.
-Ha muerto...
El cabo de enlaces Antonio Ponte Anido, Toñín, ha muerto a las tres y cuarto de la tarde.
Refª: ...y lucharon en KRASNY BOR de Fernando Vadillo.
El 17 de febrero de 1944, el general Asensio, ministro del Ejército, firmaba la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando al soldado Antonio Ponte Anido en virtud del valor llevado hasta el sacrificio de la propia vida
Volvamos a la noche del 10 de febrero
A estas alturas el mando ruso a suspendido el ataque hacia krasny-bor y ordena que se cruce el ishora a la altura de la fabrica de papel cerca de kolpino y de sus reservas. El general Esteban infantes ha previsto la jugada y ya esta preparando la defensa del subsector
En el centro de la batalla la situación es desesperada para los españoles aunque la ofensiba rusa a estas alturas esta dislocada la situación es la siguiente
Al oeste de Krasny Bor, el Batallón del Depósito Móvil esta prácticamente aniquilado, pero tres núcleos interceptan la carretera Moscú – Leningrado impidiendo que los rusos avancen en masa hacia el Ishora. Estos núcleos son los restos de la 3ª compañía del citado batallón – capitán Oroquieta - , los de la 8ª del II/262 – capitán Arozarena – y los de la 3ª del  250 batallón de zapadores – capitán Aramburu - . Junto a esta última Compañía están los supervivientes de la unidad que manda el capitán Campos. La abrumadora superioridad del enemigo les ha obligado a retroceder desde la primera línea defensiva.

Patrulla española
Entre la Carretera y el ferrocarril, los soviéticos llegan a Krasny Bor después de abrir varias brechas en las líneas españolas. La situación llegaría a ser verdaderamente desesperada al atardecer . Pero un contraataque permitiría al coronel sagrado, jefe del 262 regimiento, organizar una línea de resistencia al norte de la población de Krasny Bor. Esta línea quedaría dividida en dos sectores separados por la calle Sovietsky. El sector derecho, que se extendía desde dicha calle hasta más allá de Popovka, está a las órdenes del comandante Bellod, jefe del 250 grupo Sovietsky y la carretera Moscú – Leningrado, se encarga el comandante Reinlein, jefe del I Grupo de Regimiento de Artillería.
A la derecha de Krasny Bor, interceptando la vía férrea, todavía resisten algunos hombres de las compañías de los capitanes Palacios  y Huidobro.  Por lo demás, la Compañía del capitán Losada está prácticamente aniquilada, los restos de la del capitán Muñoz han tenido que replegarse hasta los sectores cubiertos por la 5ª División SS Polizei, mientras que el comandante Rubio, jefe del I/262, se ha retirado hasta la zona de Popovka para reunirse con García Ciudad, jefe del Grupo de Exploración. Desde aquel momento García Ciudad y Rubio ayudarían a Bellod a mantener el sector derecho de la línea de Krasny Bor.
Mientras tanto, los soviéticos, en lugar de continuar su avance, se centran en destruir los núcleos de resistencia. Por su parte, Esteban Infantes ha establecido su puesto de mando en Raikolowo, a donde llega el general Kleffel sobre las 11,30 horas. El jefe del L Cuerpo de Ejército ha decidido visitar al general para darle instrucciones y evaluar personalmente la situación. Durante el encuentro, Esteban Infantes no ocultó su enfado. Llevaba toda la mañana solicitando refuerzos y cobertura aérea sin resultados. Kleffel le informaría de que los refuerzos llegarían pronto, pero que de momento deberían arreglarse con sus propios medios. A continuación, el alemán telefoneó a Lindemann para solicitar apoyo aéreo. El jefe del 18º Ejército prometió enviarlo. Sin embargo y para mayor enfado de  los españoles la Luftwaffe no llegaría hasta cuatro días después, mostrando sus graves carencias.
Heridos españoles esperando la evacuacion
A lo largo de la noche el coronel sagrado envia patrullas al sur de krasny-bor en demanda de los esperados refuerzos que supone deben de estar llegando al sur del bosque lo hace a través de un camino de rollizos que se ha habilitado en dias anteriores y que permite el paso de unidades de cierta envergadura, dichas patrullas consiguen contactar con un grupo de soldados del grupo de repatriación española que se han ofrecido voluntarios para regresar al frente y ayudar así a sus camardas y un batallón estonio al que con cierta picaresca consiguen convencer de que cruce el bosque y entre en krasny-bor, estas patrullas sin embargo cuando localizan los primeros elementos de la división 212 alemana se encuentran con la desagradable sorpresa de que esto se niegan a cruzar el bosque, básicamente porque el mando alemán ha decidido por su cuenta y riesgo que la resistencia española ha desaparecido esto como podreis comprender cabrea hasta limites insospechados tanto al coronel sagrado como al propio Esteban infantes. Sin embargo con los escasos refuerzos que si han cruzado por el camino de rollizos el bosque se consigue estabilizar el frente aunque de forma precaria

El grueso de los refuerzos de la agrupación hezkel quedo fuera de la batalla hasta las 11 de la mañana del dia 11 .Los españoles permaneceran en krasny-bor hasta el dia 12
En el ishora las cosas marchan algo mejor desde el principio
Pero Esteban Infantes no quiere esperar a los rusos parapetado tras el río. Cuando todavía no han llegado al Ishora todos los refuerzos, decide iniciar un contraataque para mejorar la situación táctica de la división. El objetivo es cruzar a la orilla izquierda, recuperar las posiciones defendidas por el 250 Batallón del Depósito y enlazar con los núcleos que aún resisten en la carretera Leningrado -  Moscú. En esta operación se emplearían dos unidades más que acababan de llegar al Ishora: el I/263 y el II/269.
El contraataque se inicia entre las 13 y las 15 horas del 10 de febrero. Tres compañías del I/263 – la 2ª, 3ª y 4ª - cruzan el Ishora al altura de Poddolowo. Tras avanzar hacia el norte las compañías alcanzan las posiciones del 250 Batallón del Depósito. Allí resisten durante varias horas. Pero la presión del enemigo es demasiado fuerte, por lo que al llegar la madrugada decidirán retirarse hasta la “fábrica de papel”. Allende Salazar consigue llegar con su compañía a la fábrica. Sin embargo, el Rosaleny con dos compañías cae prisionero. Entretanto, sólo una Compañía del II/269, la 5ª del Capitán Blanco ha cruzado el Ishora. Pero no tendrá la posibilidad de enlazar con las fuerzas resistentes en la carretera. Con lo que también es obligada a replegarse a la “fábrica de papel”.

Aunque no se consiguen los objetivos previstos, este contraataque serviría a Esteban Infantes para ganar tiempo y seguir acumulando fuerzas en el Ishora. A las efectivos llegados desde los otros dos subsectores se unen un centenar de voluntarios del Batallón de Repatriación estacionado en Vjarjelewo, y numerosos supervivientes de las unidades aplastadas en el primer ataque ruso.
Durante la noche del 10 al 11, el Estado Mayor devisionario comunica a Esteban Infantes que la División Azul difícilmente puede ser expulsada del Ishora. El general español está repleto de optimismo. Incluso, comienza a preparar una operación para recuperar la línea en las estribaciones de Krassny Bor. El plan será posteriormente desestimado por Lindemann.
Mientras tanto, los rusos continúan su presión sobre el Ishora. Sus ataques se centran sobre la “fábrica de papel” y Ssamsanowka. Frente a esta última localidad, al otro lado del río, está la aldea de Staraja Misa. A lo largo del día 10 cambiará varias veces de manos, pero ahora se encuentra en poder de los soviéticos. Si éstos consiguen convertirla en un fortín, la línea que están construyendo los alemanes en el borde sur de Krasny Bor quedará amenazada. El día 11, Lindemann ordena a Esteban Infantes que tome Staraja Misa.
Para llevar a cabo esta operación se designa a la 1ª Compañía del I/263. La Compañía cruza el río sobre las 15 horas, consigue tomar Staraya Mysa pocas horas después. Pero la posesión de la aldea no está asegurada. Los rusos no dejan de hostigar la posición. Al anochecer, son atacados por carros soviéticos. El capitán Urbano no lo duda. Se lanza contra ellos con una mina y varias granadas. Destruye dos tanques, el tercero retrocede. Más tarde, de madrugada, la compañía 1ª es relevada por la 5 del II/269 y la 3ª del I/263. Urbano a perdido al 90 % de sus hombres. Su acción le hará merecedor de la Cruz de Hierro de 1ª Clase. Posteriormente los rusos lanzarían un contraataque que obligaría a los españoles a replegarse a Ssamsanowka. Staraja Mysa está otra vez en poder de los soviéticos.
Pasado el gran peligro la batalla concluye de la siguiente manera
Entierro de heroes
El 14 de febrero no queda ningún español en Krasny Bor. Los soviéticos han ocupado el pueblo. Sin embargo no han podido avanzar más allá. Lo que ya de por sí es un éxito para la Werhmacht. La numantina resistencia de los soldados españoles ha dado tiempo suficiente a Lindemann para organizar una línea defensiva al sur de Krasny Bor. Mientras, la línea del frente defendida por los españoles ha sido reducida. Ahora, el subsector Este de la  División comienza en la orilla izquierda del Ishora. Al otro lado de la orilla del Ishora, la línea pasaría a manos de la 212 División del general Reymann.
Entre los días 15 y 19 de febrero, Esteban Infantes reorganiza a la División Azul. La línea que conforma el Ishora se divide en tres núcleos al mando del coronel Rubio. Los otros subsectores permanecen como estaban.
Por su parte, los soviéticos siguen presionando sobre el flanco derecho de la División Azul. Hasta el día 18 de marzo sus acciones se limitan a bombardeos e incursiones de rutina. Pero el día de San José lanzan otro ataque a gran escala contra los españoles y la División SS Polizei. Quieren explotar las ventajas obtenidas el 10 de febrero. No lo conseguiran. La batalla de Krasny Bor a terminado
El 9 de octubre 1943 se inicia la repatriación de la división
Esta fue la ultima gran batalla de los tercios de España, donde Españoles de los cuatro puntos cardinales de la peninsula lucharon juntos contra un enemigo comun, quisiera yo, que esta heroica accion fuera la ultima que tubieran que librar soldados españoles, que alcanzaramos la paz y la justicia social en el mundo, pero si esto no fuera asi sepan los enemigos de España que bajo la placidez é indiferencia de los españoles de hoy late una casta de guerreros sin igual que defenderan su libertad e independencia mas alla del deber.


Fdo Manuel Maqueda Lorenzo