martes, 24 de enero de 2012

¿EL CATALAN PERSEGUIDO?

¿EL CATALAN PERSEGUIDO?

Uno, por mucho que lea y busque, no deja de sorprenderse a veces.
Que Franco odiara a los catalanes es una de las mentiras de la transición, explotadas por los nacionalistas para aumentar el victimismo al que nos tienen acostumbrados y buenos réditos les da, tanto dinerariamente como socialmente en Cataluña.
Los que somos ya un tanto viejos, recordamos, por ejemplo, que todos los sábados en pleno Franquismo, se reunían un numeroso grupo de catalanes, en el parque del retiro para bailar la sardana, sin que nadie absolutamente, les molestara, mas bien lo contrario, las autoridades dejaban siempre un par de guardias, para que el publico, siempre numeroso, no entorpeciera los bailes y tuvieran siempre el espacio necesario. También recordamos los castellets, que organizaba la organización sindical y se veían por todo Madrid (por cierto, hace muchísimo que no los he vuelto a ver en Madrid)
Pero lo que ni imaginaba, es que se llegara a condenar a alguien por atacar al catalán. Cual ha sido mi sorpresa al descubrir una noticia antigua, que hace referencia precisamente a esto.
Como no podía ser de otra manera os la COPIO-PEGO  La fuente es http://www.patriotas.es/

Fijaos en la redacción de la noticia por La Vanguardia:

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que se confirma la que en su día pronunciara el Tribunal de Orden Público, que condenó a don Néstor Lujan Fernández, a 8 meses de prisión menor y multa de 10.000 pesetas por un delito de propaganda “ilegal” (sic).
La sentencia recurrida declaraba probado que en el número 1.577 del semanario «Destino», que dirige el encausado, correspondiente al 28 de octubre de 1967, se publicó en la sección Cartas al director una misiva bajo el título «El catalán se acaba». Aparecía firmada por Jacinto Pujol Solé, cuya verdadera identidad no se ha establecido, pero que es coincidente con la de una persona real, que ha declarado no tener conocimiento alguno de la carta. En la misma —dice la sentencia— se vertían conceptos de tipo ofensivo para la lengua catalana, cuyo libre uso particular y social se respeta y garantiza.
Contra la sentencia del Tribunal de Orden Público se recurrió, alegando quebrantamiento de forma, con indefensión e infracción de Ley, pero el Supremo ha desestimado el recurso.


Como veis data del año 1967, en pleno Franquismo. Cosas veredes Don Sancho que decía el Quijote.

Manuel Maqueda