sábado, 24 de marzo de 2012

EL GRAN CAPITAN

EL  GRAN CAPITAN

Gonzalo Fernández de Córdoba, (1453-1515)  es sin duda uno de los grandes de España, fue un noble, al servicio de los Reyes Católicos. En especial a la reina Isabel. Pronto destaco como militar y político al servicio de Castilla en la reunificación de España. Tomo parte en las ultimas operaciones para expulsar al Islam de  España, en las batallas de Illora y del sitio de Tajara donde demostró sus dotes en el manejo de la información, que le llevarían a ser nombrado negociador frente al monarca nazari Boabdil en la rendición de granada.
Recibió por ello una encomienda de la Orden de Santiago, el señorío de Órgiva y determinadas rentas sobre la producción de la seda granadina, lo cual contribuyó a engrandecer su fortuna.
Fue en estas guerras cuando empezó a transformar el arte de la guerra, que finalmente darían como resultado la creación de los famosos Tercios españoles. Era un militar capaz de adaptarse a prácticamente todas las circunstancias y además fue el precursor de la colaboración entre armas, lo que multiplicaba la eficacia de todas ellas.
Sin embargo no fue en la campaña de Granada donde alcanzo la gloria, Completada la Reconquista con la capitulación de Granada (1492), Isabel y Fernando le emplearon en Italia, donde sostendrían una larga guerra disputando la hegemonía en la región contra Francia. La invasión francesa de Nápoles -reclamando la herencia de la Casa de Anjou- fue respondida con una campaña de dos años (1494-96) dirigida por Fernández de Córdoba, que derrotó a los franceses y repuso al monarca napolitano, perteneciente a la familia real aragonesa. Los éxitos de aquella guerra (como la toma de Reggio, Atella y Nápoles) le valieron el sobrenombre de Gran Capitán y el título de duque de Santángelo.
El expansionismo francés provocó la reapertura del conflicto con España en 1502. Fernández de Córdoba, que se hallaba combatiendo a los turcos en Cefalonia, fue llamado nuevamente para dirigir las tropas españolas. Consciente de su inferioridad numérica frente al ejército francés, adoptó una estrategia defensiva, resistiendo el asedio enemigo en Barletta en espera de refuerzos; en cuanto éstos llegaron, salió a campo abierto, y derrotó a los franceses en las batallas de Ceriñola, Garellano y Gaeta (1503). Nápoles pasó así al dominio español, bajo el cual se mantendría hasta el siglo XVIII, quedando Gonzalo como gobernador del reino.
La muerte de la reina Isabel la Católica en 1504 marcó el inicio de la caída en desgracia del Gran Capitán. Su enfrentamiento con Fernando el Católico alcanzó un punto culminante a raíz del Tratado de Blois (1505), por el que el rey devolvió a la Corona francesa las tierras napolitanas que Fernández de Córdoba había expropiado a los príncipes de la Casa de Anjou y había repartido entre sus oficiales. En 1507 Fernando viajó a Nápoles para tomar posesión de su nuevo reino, momento en que cuenta la leyenda que exigió al Gran Capitán que rindiera cuentas de su gestión financiera; en todo caso, fue depuesto como gobernador de Nápoles, adonde nunca regresó a pesar de sus protestas.

LOS TERCIOS
La combinación de las operaciones de combate permitió a Gonzalo Fernández de Córdoba, en el transcurso de las guerras de Italia, introducir varias reformas sucesivas en el ejército español, que desembocaron en el Tercio. La primera reorganización fue en 1503. Gonzalo creó la división con dos coronelías de 6.000 infantes cada una, 800 hombres de armas, 800 caballos ligeros y 22 cañones. El general tenía en sus manos todos los medios para llevar el combate hasta la decisión. Gonzalo de Córdoba dio el predominio a la infantería, que es capaz de maniobrar en toda clase de terrenos. Dobló la proporción de arcabuceros, uno por cada cinco infantes, y armó con espadas cortas y lanzas arrojadizas a dos infantes de cada cinco, encargados de deslizarse entre las largas picas de los batallones de esguízaros suizos y lansquenetes y herir al adversario en el vientre.
Puso en práctica, además, un escalonamiento en profundidad, en tres líneas sucesivas, para tener una reserva y una posibilidad suplementaria de maniobra. Gonzalo Fernández de Córdoba facilitó el paso de la columna de viaje al orden de combate fraccionando los batallones en compañías, cada una de las cuales se colocaba a la altura y a la derecha de la que le precedía, con lo que se lograba fácilmente la formación de combate. Adiestró a sus hombres mediante una disciplina rigurosa y formó su moral despertando en ellos el orgullo de cuerpo, la dignidad personal, el sentido del honor nacional y el interés religioso. Hizo de la infantería española aquel ejército formidable del que decían los franceses después de haber luchado contra él, que «no habían combatido con hombres sino con diablos».
En este pueblo de chascarrillos, al que pertenecemos quedaron para la historia sus reclamaciones ante el Rey Fernando, con aquello de “LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITAN” en detrimento de una vida heroica al servicio de España.
Merece por tanto pertenecer a la épica española con todos los honores.

Manuel Maqueda