martes, 7 de febrero de 2012

KRASNY BOR 2ª PARTE


2ª PARTE

De esta forma llega el amanecer del día 10 de febrero de 1943.
 Para continuar con los acontecimientos de la batalla cogeremos como hilo conductor por lo menos ese día el relato de Aramburu
La batalla comenzó a las 6:45 h con una intensa preparación artillera, que incluyó todas las posiciones de la 1ª y 2ª líneas, así como objetivos concretos de la retaguardia. Su duración fue de más de dos horas, alargando el fuego delante de sus oleadas de asalto. La intensidad del fuego artillero fue tal, que las líneas telefónicas fueron totalmente destruidas, las fortificaciones cegadas, el terreno -que anteriormente estaba cubierto por la nieve- se cubrió de embudos y pasó de ser blanco a negro; las bajas fueron muy numerosas: hubo compañías que perdieron el 80% de sus componentes y el promedio de bajas en las Unidades en línea fue cerca del 50%. Se calcula que en esas dos horas cayeron sobre el subsector 960.000 proyectiles sin contar con los famosos cohetes katiuscas
El asalto de las posiciones de la 1ª línea, comenzó aproximadamente a las 8,30 h. Fue un ataque frontal que alcanzó la totalidad de nuestras posiciones., las Unidades que las guarnecían rechazaron varias oleadas de asalto, pero, diezmadas por la preparación y ante un enemigo con una superioridad de 8 a 1 y bien apoyados por carros, aviación y artillería, fueron cayendo una a una defensas heroicas; baste decir que de los Mandos de las diez Compañías de la 1ª línea, cuatro murieron (MIRANDA, ULZURRUN, IGLESIAS Y HUIDOBRO), dos fueron heridos (AUVA Y OROQUIETA), otros dos (PALACIOS y el propio OROQUIETA), fueron hechos prisioneros y sólo tres (CAMPOS, MUÑOZ Y SOLANA) pudieron replegarse a la segunda línea para continuar la defensa con los restos de sus unidades. Dos de los tres Comandantes de Batallón murieron.
Pronto pudo apreciarse que los rusos ejercían su esfuerzo principal en la dirección KOPLINO/KRASNY BOR/SABLINO, materializándose sobre el ferrocarril LENINGRADO.MOSCÚ y un esfuerzo secundario hacia KOLPINO-MESTELEWO apoyando su flanco O. en el río ISHORA.
El asalto a la 2ª línea, constituida por posiciones discontinuas y que prácticamente sólo se enlazaban por la vista, fue inmediato a la ocupación de la 1ª, ya que los rusos contaban con tal superioridad que podía alimentar el combate continuamente. A las 12:00 h aproximadamente, la 2ª línea fue ocupada, salvo la posición que defendíamos la 3ª Compañía e Zapadores y la 8ª del Rg 262 y cuyas vicisitudes paso a describir a continuación.
Para más fácil entendimiento de cómo transcurrieron los acontecimientos durante la jornada del día 10 de febrero, vistos o sentidos desde la posición, recurro a la cronología de los hechos:
Antes de continuar con el relato de Aramburu es necesario indicar que los rusos desde el primer momento tienen problemas, la preparación artillera ha sido de tal calibre que provoca dos efectos no deseados 1º todas las referencias de las unidades rojas han sido borradas por su artillería cambiando el paisaje por completo lo que les complica enormemente la coordinación de los asaltos que se producen en oleadas continuas y a veces en direcciones equivocadas
2º el terreno literalmente ha hervido el hielo y la nieve a sido sustituido por un fango que atasca a los carros de combate rusos retrasando su entrada en la línea y en absoluta descoordinación con su infantería dicho esto sigamos con Aramburu
05:30 h.. Empieza a amanecer, hay niebla. Ordeno que cada cual se vaya a su puesto y se prepare para resistir la acción de fuego que desencadenará el enemigo.
06:00 h. Levanta la niebla. Se empieza a ver el despliegue de los medios rusos. Es impresionante decenas de baterías "órganos de Stalin", y carros de combate pueden apreciarse a simple vista; las trincheras repletas de hombres y, a retaguardia, una actividad inusitada en carreteras y caminos.
06:10 h. Abre fuego nuestra artillería contra las líneas de los rusos. Estos no responden al fuego.
Tal es La confianza del mando ruso en su superioridad y la creencia de que su artillería borrara la resistencia española
06:30 h. Inicia la preparación el enemigo, una masa de cerca 500 piezas de artillería, centenares de morteros y "órganos de Stalin" machacaran durante dos horas las posiciones españolas. Era impresionante, desapareció la nieve, los embudos cubrieron el terreno, las trincheras fueron cegadas, los refugios hundidos y destrozados, las bajas muy numerosas. En nuestra posición, los efectos, aunque importantes, no fueron decisivos y las bajas no llegaron al 20%.
Algo superiores fueron las de la 8ª Compañía de AROZARENA y, en especial, fue muy sensible la pérdida del Capitán médico.
08:30 h. Los rusos inician el asalto a la 1ª línea alargan el fuego y oleadas de infantes, apoyados por carros de combate KV-1 y T-34 se lanzan sobre las posiciones españolas. Dos horas dura la terrible y heroica defensa, pero, al fin, sucumben una a una las resistencias. Gracias a este sublime sacrificio, cuando el enemigo ataca las posiciones de la 2ª línea, sus Unidades han sufrido un duro castigo miles de bajas quedaban sobre el terreno y, aunque tienen capacidad suficiente para alimentar el combate, habían creído que después de la gran preparación de fuego, el ataque sería poco más que un paseo militar. Con esta resistencia no sólo ganamos un precioso tiempo, sino algo más importante, se acrecentó la voluntad, de vencer por parte española y disminuyó en el enemigo, al ver la lentitud de su progresión.
09:20 h. Ante el inminente ataque con carros, ordeno colocar sobre el flanco Oeste. Un nuevo campo de minas con las 50 de reserva y se colocan también como campo simulado, los 200 envases de minas de que disponemos para dar mayor extensión, aunque ficticia al campo.
10:00 h. La posición de la 2ª Se. del Tte. CARBALLO es asaltada; el primer ataque es rechazado, pero lo repiten y el Tte. CARBALLO -que había sido herido gravemente durante la preparación- sale del bunker donde estaba y pistola en mano, contraataca hasta caer muerto por los rusos. La actuación de esta Sec fue heroica, lucharon de tal forma, que después de resistir más de dos horas y habiendo sufrido 22 bajas entre sus 40 hombres, se replegaron a mi posición con todas sus armas y heridos, al mando del valiente Sargento GIGOSO. Mientras esto ocurre en el flanco O. en el E. las ametralladoras del Capitán AROZARENA mantienen alejado a los rusos, causando grandes pérdidas a las Unidades que penetraban hacia KRASNY BOR.
10:30 h. Atacan por primera vez nuestra posición. Por el Centro y el E. son rechazados, no llegan al cuerpo a cuerpo y, en su repliegue, nos dan ocasión de hacerles numerosas bajas. Durante este ataque, dos carros de combate quedan averiados en el campo de minas, pero logran retirar uno de ellos.
11:00 h. Un tercer carro queda averiado en un campo de minas que habíamos colocado durante la batalla. El Zapador MIGUEL PARIS logra llegar hasta él, y aprovechando la falta de un periscopio, introduce por el agujero una granada de mano que provoca su destrucción.
La artillería española no deja de tirar, pero sus efectos son escasos, a causa de sus pocos efectivos y la movilidad de sus objetivos.
12:00 h. El Cap. CAMPOS con los restos de su 6ª compañía del 262 y los de las 7ª y 5ª Compañías, cuyos capitanes habían muerto, se repliega sobre nuestra posición ; traen cuatro oficiales y 90 hombres; de estos últimos, unos 20 quedan en la posición y el resto se repliega hacia KRASNY BOR.
Aprovechando una pequeña pausa del combate, envío a retaguardia al Tte. AMARO -que había sido herido en uno de los ataques- acompañando a los heridos que pueden andar por su pie y con un parte para el General ESTEBAN-INFANTES. En él le notifico la marcha de los acontecimientos y solicito que se nos envié un médico, una radio e instrucciones. El Tte. AMARO llega hasta el PC de la División y entrega el parte al General, quien le contesta que, dada la situación y la falta de reservas, sólo puede ofrecer una oración en nuestra ayuda.
A esta hora no queda ningún síntoma de resistencia ni a vanguardia ni en los flancos, sólo a retaguardia,
Esporádicamente, se oyen disparos.
13:00 h. Comprobamos que la posición está cercada, aunque a retaguardia los rusos no han situado puestos fijos.
13:30 h. Nuevo intento de asalto por una pequeña Unidad sobre el flanco. Muere al rechazarlo, los dos componentes de un equipo de lanzallamas.
Los rusos parece que no tienen intención de volver al asalto y sí sólo de fijarnos.
14:00 h. Aprovechando la existencia de la cuneta de la carretera LENINGRADO-MOSCÚ cuyo perfil permite la progresión sin ser visto, envío dos soldados con un equipo de tendido telefónico para intentar alcanzar el borde del bosque -a unos 4 Km. a retaguardia- con objeto de enlazar, pues suponía que allí habría fuerzas españolas.
14:45 h. egresa el equipo telefónico sin haber podido alanzar su objetivo por hostigamiento de patrullas rusas.
15:30 h. logran incorporarse a la posición cinco soldados de la Compañía del Cap. OROQUIETA. Nos informan que el Capitán con un grupo de soldados aún resiste.
16:00 h. Aprovechando que está oscureciendo, salgo para intentar auxiliar a OROQUIETA. No encontramos a los rusos que suponíamos había quedado para fijarnos. Antes de llegar a las antiguas posiciones de la 1ª línea, encontramos a soldados de la Compañía de OROQUIETA, los cuales nos informan de que ha quedado herido y prisionero de los rusos. Con estos soldados se incorporan también dos suboficiales alemanes del equipo de escucha del Tte. De transmisiones BLESA, muerto durante el ataque.
20:00 h. Intentamos nuevamente enlazar con la retaguardia, enviando una patrulla de cuatro hombres incluyendo uno de los alemanes.
21:45 h. Regresan una vez más sin haber alcanzado nuestras líneas y habiendo recibido fuego de una posición, sin identificar si se trataba de rusos, españoles o alemanes y que la hacer fuego contra la patrulla, produjeron un muerto.
22:00h. Nos reunimos los capitanes AROZARENA, CAMPOS y yo para estudiar y decidir las futuras acciones:
-Habíamos cumplido con la misión recibida: el enemigo no había conseguido pasar por la carretera LENINGRADO-MOSCÚ, pero su acción de rodillo sobre todo el Subsector era tal que nos rebasaban por todas partes, no siendo para la progresión de los rusos obstáculo nuestra posición y el frente, si lo había, se encontraba a varios kilómetros de retaguardia.
-Teníamos la moral muy alta, pero las bajas habían sido numerosas no obstante, a pesar del cansancio de llevar 36 horas sin dormir y 12 combatiendo, nos quedaba poder combativo.
Hagamos un alto en el relato de Aramburu para indicar que ya a estas horas en el cuartel general del 55 ejercito rojo por los escasos datos que han llegado hasta nuestros días todo son amenazas de destitución y excusas para lo que ya atisban como un fracaso en regla, se habla de armas secretas en poder de los españoles, se habla del mal de las trincheras que afecta a sus unidades (falso dos de sus divisiones son de refresco y no han permanecido ni una semana en sus posiciones de partida), se habla de un deshielo fuera de temporada, en otras palabras la extraordinaria resistencia de los españoles desconcierta al mando ruso y lo predispone a cometer otro de sus grandes errores del día que es suspender la penetración hacia krasny-bor justo en el momento en que los españoles están agotando su capacidad de resistencia, optaran en cambio por intentar romper la línea a la altura de “la fabrica de papel” en el ishora, sin embargo los españoles a esas alturas de la batalla ,si estarán preparados para recibirlos con garantías de éxito.  Continuemos con el relato de Aramburu dice así
Contemplamos dos opciones:
a) Continuar la defensa de la posición.
b) Intentar romper el cerco mientras tuviésemos capacidad combativa e incorporarnos a las líneas propias.
La primera de ellas tenía como faceta positiva, la continuidad de la misión recibida. Ahora bien, esta misión había perdido efectividad por los acontecimientos de la batalla. Por otra parte, era más que probable que al amanecer, la posición -la única no conquistada por los rusos- fuese atacada con todos los medios a su alcance y aniquilada. El sacrificio de la guarnición no hubiese tenido por parte nuestra más que una falsa vanidad de protagonismo aunque éste hubiera sido a costa de la vida. A esta inmolación habría que sumar las decenas de heridos que no habían podido se evacuados.
La segunda opción aunque de resultados imprevistos, dada la situación del campo de batalla y el desconocimiento por nuestra parte de las líneas que debíamos alcanzar, tenía como factor muy positivo el que, aunque con escasas probabilidades, pidiéramos salvar los restos de nuestras Unidades.
La primera opción suponía abandonar el contenido del Art. 127 de las Ordenanzas, pero, como en otros puntos de este artículo se ha reseñado, la misión se había cumplido en todo momento, siendo las circunstancias de la batalla las que habían hecho desaparecer su efectividad. Por el contrario la segunda opción encajaba perfectamente en el Art. 133, ya que nuestra acción cooperaría a la finalidad general de las operaciones.
Acordamos por todo ello, romper el cerco. Por dónde se debía intentar, fue nuestra siguiente preocupación. Tres direcciones se presentaban como posibles
-Abrirnos paso hacia el E. hasta alcanzar la antigua línea ocupada por la DI 43 alemana.
-Marchar hacia el S, siguiendo la carretera LENINGRADO-MOSCÚ.
-Abrirnos paso hacia el O. hasta alcanzar el río ISHORA.
La primera de las direcciones, la desechamos rápidamente, pues los resultados de la batalla durante la mañana nos daban la certeza de la caída del frente en esta zona. En cuanto a la segunda, estimamos que, aunque no conocíamos a que distancia encontraríamos fuerzas propias, según hubiera trascurrido el combate al atardecer, no podían estar a más de 5 o 6 Km.
Por otra parte, dispondríamos de un factor topográfico muy positivo: las cunetas de la carretera, con unas dimensiones medias de 1 m de profundidad y 1,5 m de anchura, eran verdaderas trincheras por donde intentar la progresión. Otro factor positivo sería la facilidad de orientación, durante la negra noche. Como factor más negativo contemplamos la casi certeza de la vigilancia rusa de esta vía. La tercera opción era segura en cuanto a la distancia a recorrer y con la casi certeza de que la margen O. del río ISHORA estaría ocupada por nuestra DEV, pero en el camino que debíamos recorrer, las probabilidades de encontrarnos con fuerzas enemigas importantes, eran muy altas.
Como consecuencia, decidimos seguir la segunda de las direcciones es decir, la carretera LENINGRADO-MOSCÚ. Acordamos así mismo, iniciar el intento a las 00:00. Mientras tanto, teníamos que enterrar a los muertos, destruir los materiales que no pudiéramos transportar y organizar la composición de la columna.
00:40 h. Iniciamos la operación. Menos de 180 hombres restaban de las compañías 5ª, 7ª y 8ª del RI 262, 3ª del Bón 250 y 3ª de Zapadores aproximadamente la mitad heridos. En vanguardia y a mi mando la 3ª de Zapadores, cubriendo la acción el Cap. AROZARENA y su Compañía. En el centro con el Cap. CAMPOS, el resto de las Unidades y los heridos, los cuales debían valerse por sí mismos salvo los muy graves que serían arrastrados en trineos por sus compañeros.
Un incidente curioso ocurrió al iniciarse la marcha, un Sargento informó de que creía que uno de los soldados del equipo de lanzallamas; al que habíamos dado por muerto, aún vivía. Paramos, y el Sargento con una patrulla regresó a la posición y comprobó que, en efecto había muerto, pero encontró a los rusos que ya estaban entrando en la posición, nuestra patrulla logró hacer prisionero a uno de ellos, el cual acabó tirando del trineo de los heridos.
Oficial del rgto262  Fernandez-Cid
La operación de ruptura resultó más fácil de lo esperado. Los rusos no habían consolidado aún sus líneas y sólo tuvimos ligeros encuentros con patrullas. Habíamos supuesto que la línea del bosque tenía muchas probabilidades de estar ocupada por fuerzas españolas o alemanas, como así fue.
Tras el ligero incidente al recibir fuego desde el bosque y darnos a conocer, alcanzamos una posición guarnecida por fuerzas del RI 316 del Coronel HECKEL de la DI 212 alemana. El Coronel quedó asombrado por nuestra aparición. NO había sido informado de nuestra existencia, e incluso, según nos dijo, no creía en tal posibilidad. Nos pidió, aunque estábamos agotados, que permaneciésemos como reserva de su Regimiento hasta el mediodía, evacuó a los heridos y nos dio de comer. A las 12:00. Recibimos la orden de incorporarnos a SABLINO, donde elementos de transporte nos llevaría al sector de la División española.

Aquí termina el relato de Aramburu dándonos entrada a los acontecimientos poco claros por parte de los alemanes que ocurrieron la noche del 10 al 11 de febrero

Manuel Maqueda